Tanto como un baby shower, como un té de lluvia, el bridal shower requiere de cierta inventiva más allá del entretenimiento musical propiamente dicho. Desafío para el cual, Javier se encuentra preparado. En estas reuniones esta siempre la tónica del juego y del entretenimiento creado para divertir a grupos determinados por edades intereses, etc.